martes, 25 de enero de 2011

DIFERENCIA Y SEMEJANZA

Diferencia

Este término, quiere superar la ambigüedad y multireferenciabilidad del concepto cotidiano (en cierto sentido, se le quiere precisar para trabajar con este término como el término definido en un lenguaje teórico) se enmarca en una línea de meta-observación filosófica que arranca de la reflexión de Hegel (en su concepto de "dialéctica").

Spencer-Brown que reconstruye todo el edificio de la Lógica moderna a partir de esta categoría. Luhmann recoge la propuesta de Spencer-Brown, pero la enmarca en la interpretación de la Dialéctica hecha por G. Günther.

Diferencia constituye así las categorías básicas de la Epistemología de este constructivismo que se construye a su vez sobre la "diferencia" entre el observador y lo observado; una diferencia que reemplaza (en un marco de sentido radicalmente distinto) a la tradicional diferencia utilizada en la filosofía de la conciencia individual entre sujeto y objeto; y que al mismo tiempo debe evitar las aporías a que lleva esa polaridad (en concreto, el idealismo transcendental, irrebasable tanto en el Idealismo alemán, como en la reflexión de Husserl). El observador es, en esta reconsideración del problema, primariamente, la comunidad científica, el sistema social de conocimientos, y por tanto, el problema del solipsismo del sujeto cognoscente, como mónada esencialmente incapaz de comunicación, no es ni planteable, deja de tener sentido. Esto ciertamente supone un retorno al "common sense" como le llamaba Moore, evita caer en el "logicismo" abstraccionista, o, como considera Habermas nos permite volver al Lebenswelt (mundo de la vida) del que arranca toda nuestra reflexión.

Semejanza

El término semejanza refiere a aquella característica que permite establecer lo parecido o semejante que son dos entidades autónomas, es decir, semejanza es aquella cualidad común que podemos encontrar entre los objetos y las personas.

Por ejemplo, cuando dos hermanos, sin ser mellizos ni siquiera gemelos, presentan en lo físico, como ser rasgos, nariz, cabello, altura, entre otros, o en su defecto en lo que respecta a carácter y personalidad casi, casi las mismas condiciones, se suele usar la palabra semejanza para dar cuenta de este parecido que existe entre ambos. En tanto, no necesariamente debe tratarse de miembros de una familia para hablar de semejanza, muchas veces sucede que nos encontramos con una persona que guarda una semejanza increíble con otra que no comparte ningún lazo sanguíneo y aún más, ni siquiera se conocen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada